AHORRAR AGUA ES LABOR DE TODOS

 

...la solución está en tus manos

 

 
Ahorra agua
Utiliza tecnologías ahorradoras y adquiere hábitos ahorradores: es la mejor manera de no convertir agua limpia y potable en aguas residuales contaminadas.


 

Los desagües no son un cubo de basura
Evita arrojar por los distintos desagües de casa objetos sólidos, así como ciertas sustancias pastosas o líquidas contaminantes (pinturas, aceites…). Deben tener otro destino mejor: el cubo de la basura o un tratamiento específico, tal y como te explicaremos más adelante. Muchos contaminan el agua, obstruyen las tuberías de desagüe y dificultan y sobrecargan la labor de las depuradoras de aguas residuales.

Está demostrado: cuanto mayor es el diámetro del desagüe, más objetos (y más grandes) y más sustancias diversas son vertidas por él. Por eso el del inodoro es el desagüe que con más frecuencia se convierte en cubo de basura.
La solución para evitar esto es muy fácil y está en nuestras manos ¿Te imaginas lo que conseguiríamos si no lo usáramos como cubo de basura? Prevenir atascos en nuestros desagües, facilitar el trabajo de las depuradoras y contaminar menos nuestros ríos.

No arrojes nunca al inodoro colillas de cigarrillos, tampones, compresas,
preservativos, restos de bricolaje, pequeños objetos… Su destino debe ser el cubo de basura.


 

Rejillas de desagüe
Para evitar que se nos cuelen por los desagües objetos indeseados, podemos utilizar pequeñas rejillas para los agujeros de lavabo, bidé, ducha y fregadero de la cocina.
Algunos ya incorporan un sistema similar. Si no lo llevan, podemos comprarlas: son baratas, fáciles de colocar y nos permiten retirar manualmente objetos o restos que si no, hubieran sido tragados por los desagües, voluntariamente o no: pelos, bastoncillos de algodón, un pendiente de perlas… y mil cosas más.


 

Detergentes y jabones
Utiliza las dosis justas de detergentes de lavadora y lavavajillas, geles y champús. Esto también contribuye a contaminar menos el agua y facilitar el trabajo de las depuradoras. Es conveniente evitar el uso de limpiadores
muy agresivos (desatascadores, limpiahornos...).


 

Aceites usados
Los aceites de fritura usados y los de las latas de conserva podemos llevarlos a la recogida selectiva que proporcionan empresas gestoras de residuos y algunas asociaciones de vecinos. Si esto no te resulta posible, guárdalos en botes o botellas de plástico para acabar depositándolos en la basura cuando estén llenos. Nunca los arrojes al inodoro.


 

Restos de comida
Los restos de comida también deben ir al cubo de la basura siempre que sea posible. Vacía bien los platos y recipientes de preparación en la basura antes de dejarlos en la fregadera. Si tienen parte líquida y parte sólida (por ejemplo sopa) podemos escurrir el líquido por la fregadera pero dejar los sólidos para el cubo de la basura.
El destino de los posos del café (y del té):el cubo de basura.


 

En el baño
  • Evita arrojar por los distintos desagües de casa sustancias y objetos que deben tener otro destino mejor, como es el cubo de basura: no arrojes nunca al inodoro colillas de cigarrillos, tampones, compresas, preservativos, pequeños objetos...
  • La lejía, con mucha moderación
  • Los medicamentos usados, de vuelta a la farmacia
  • Dúchate en vez de baño, ahorra hasta 300 litros
  • Una papelera en el baño, hace su papel
  • Compresas y tampones, al cubo de basura