Sierra de Madrid, 10 de Septiembre de 2005

Aprobado el Avance de la Primera Fase del PGOU de Guadarrama

La oposición rechaza el proyecto

 

  El pleno municipal de Guadarrama aprobó, el lunes, la primera fase del avance del Plan General de Ordenación Urbana, el cual afectará a una pequeña zona del centro de la localidad donde se situará una estación de autobuses junto a algunas viviendas así como al sector Norte del área de Los Pradillos. La propuesta ha salido adelante gracias a la mayoría absoluta de que dispone el Partido Popular, ya que los dos grupos de la oposición, PRIG y PSOE, han votado en contra. El primero porque considera que el proyecto conlleva un desarrollo excesivo del municipio, mientras que el segundo preferiría que el plan, en su conjunto, se realizara en una única fase en vez de en las dos estipuladas por el Ejecutivo local, pese a que en un principio el PSOE estuvo de acuerdo en tramitarlo por fases. Este cambio de posición se debe, según el portavoz socialista, Fernando Cruz, a que en su momento se apoyó este procedimiento ante la urgencia de conseguir terrenos municipales en Los Pradillos para la construcción de un nuevo colegio, una necesidad que ya no se considera tan acuciante tras la reciente ampliación del colegio Los Buhiles y la próxima apertura de un centro concertado. Ante esta situación, "el modelo de llevar el planeamiento no tiene ningún interés ni sentido ya que lo razonable sería que se tramitase de una sola vez para dar una visión de conjunto del crecimiento total", asegura Cruz, quien añade que "esta primera fase puede esperar, salvo que los propietarios de ese suelo estén presionando para ponerlo en el mercado con anterioridad al resto del PGOU".

  Por su parte, el equipo de gobierno considera que este Plan escenifica un desarrollo sostenible a la vez que ha lamentado la falta de apoyo de los grupos de la oposición con los que asegura haber intentando buscar el consenso. En lo que se refiere a un supuesto desarrollo excesivo, el alcalde de la localidad, José Ignacio Fernández Rubio, asegura que "ni muchísimo menos, estamos movidos por un afán desarrollista, sino por resolver los problemas de los vecinos a través del PGOU". En cuanto a la postura socialista, Fernández Rubio considera que "lo único que pretenden es obtener una ventaja política en vez de apoyar propuestas que beneficien a los ciudadanos".

  Antes de la aprobación del avance, el equipo de gobierno ha querido incluir en el proyecto buena parte de las sugerencias presentadas por los vecinos durante la reciente fase de exposición pública y que se han plasmado en medidas como una rebaja del coeficiente de edificabilidad o el no permitir la instalación de superficies comerciales de más de 2.000 metros cuadrados.