El Telégrafo (30 de Septiembre  de 2005)

 

GALAPAGAR

“Llevamos nueve meses mandándole cartas al alcalde, pero no nos ha hecho ni caso”

Luis Remacha, portavoz de la Urbanización El Guijo, un núcleo que ha presentado 10.542 alegaciones al PGOU

 

F.A.-M.C. /Galapagar
A finales de la semana pasada finalizaba el plazo para presentar alegaciones al PGOU de Galapagar, tras su aprobación inicial. Sólo los propietarios de la Urbanización El Guijo han presentado un total de 10.542 de alegaciones durante el último mes. Una cifra muy considerable que ejemplifica el movimiento de oposición que ha generado el documento en el municipio.

 

El caso de El Guijo es significativo. Luis Remacha, representante de la Asociación de Propietarios de esta Urbanización ante el Ayuntamiento, ha seguido todo el proceso de cerca, desde que el verano del año pasado se aprobara el Avance del PGOU, que no se expuso al público. “Han hecho las cosas mal. No sé si a propósito o sin querer. Tendrían que haber expuesto al público ese avance. Pero diciendo que es el mismo Plan que el que se presentó en 2002 (cuando gobernaba el PSOE en coalición con el Foro Verde, GyU e IU), se ahorran ese paso y también el Informe de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, que ya está hecho pero que obviamente no vale. Y aunque fuera válido, tampoco cumplen lo que dice”.

El descontento en este núcleo de población con las previsiones del Ejecutivo de José Tomás es generalizado. El Plan General prevé en esta zona de Galapagar, al norte del término municipal, bastante alejada del núcleo urbano y en la que ya existen varias urbanizaciones, unas 2.500 nuevas viviendas. “No han pensado ni en la población actual ni en la que va a venir”, señala Remacha.

Desde la Asociación de Propietarios de El Guijo han intentado, en varias ocasiones, concertar una entrevista con José Tomás, para que les explicara de primera mano estas y otras previsiones del PGOU. “No nos han contestado. Llevamos nueve meses mandándole cartas al alcalde para explicarle nuestros problemas, pero no nos ha hecho caso. Ni siquiera se ha dignado a decirnos que no podía”. La falta de noticias por parte del equipo de Gobierno y del PP de Galapagar ha colmado la paciencia de los vecinos, asegura Remacha. “Ha ido generando un sentimiento de rabia y de impotencia dentro de la Urbanización”.

Un sentimiento que los vecinos han canalizado con un trabajo conjunto que se ha materializado en esas 10.542 alegaciones, que tampoco ha sido fácil presentar en el Registro del Ayuntamiento. “Durante las dos últimas semanas hemos estado presentando alegaciones. No se creían que había tantas. No nos han tratado bien, se nos ha acusado de muchas cosas, como de que estábamos tratando de bloquear el Plan… No sé si lo que han intentando es buscarnos las cosquillas para ver hasta donde podíamos llegar”.

Más de 13.000 alegaciones

En cualquier caso, ahora todas estas alegacione, junto con las del resto de partidos políticos, asociaciones ecologistas y otras entidades, están ya en poder del Ayuntamiento de Galapagar. El PSOE, por ejemplo, las ha resumido en 53 bloques en un documento de 34 páginas en total que va acompañado por 250 firmas de vecinos de la localidad. Desde otras formaciones políticas se han presentado tanto alegaciones colectivas como individuales. El cómputo final, consideran, podría estar en torno a las 13.000 alegaciones.
“Si realmente cuentan con los vecinos, deberían tenerlas en cuenta”, argumenta el representante de El Guijo. “La pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento, que tiene que responder a esas alegaciones y luego enviarle todo a la Comunidad de Madrid”. Precisamente del Gobierno regional esperan que, ante este aluvión, ponga freno a las pretensiones del Ejecutivo de José Tomás.

El Ayuntamiento de Colmenarejo también presentó alegaciones

No solo colectivos y vecinos de Galapagar han reaccionado ante el PGOU del municipio. También el vecino Ayuntamiento de Colmenarejo ha ejercido su derecho a alegar a este documento, una vez analizado en qué afectará a su término municipal.
“La Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, que los planes generales habrán de fijar sus objetivos y estrategias de forma concertada con el planeamiento general de los municipios colindantes”, señala el Consistorio de Colmenarejo en su escrito. “El Ayuntamiento de Galapagar ni siquiera ha notificado ni comunicado al de Colmenarejo la ordenación que tiene prevista para los ámbitos colindantes de los dos términos municipales; ha establecido las determinaciones sobre las redes públicas de comunicaciones viarias, de saneamiento y depuración, y de servicios urbanos, que afectan a ambos municipios, de forma unilateral, sin contar con el concierto con el planeamiento general de Colmenarejo, tanto el vigente como el que se encuentra en fase de redacción”. Algo que, recuerdan, podría ser “causa de nulidad de pleno derecho”.

Colmenarejo también le recuerda a Galapagar que los desarrollos en zonas limítrofes deberían modificarse para establecer una mejor separación entre términos municipales para evitar conflictos en aspectos tan importantes como viales y servicios de saneamiento y abastecimiento de agua.