SEGÚN EL ESTUDIO ENTREGADO HOY A LA PRESIDENTA DEL PLAN DE ORDENACIÓN DE RECURSOS NATURALES DEL GUADARRAMA

 

Los expertos proponen que el futuro Parque Nacional y su zona de protección ocupe el 10% de la región
19/04/2005 

  • Se convertiría en el cuarto Parque Nacional de España por extensión
  • En esta sierra habitan especies protegidas como el buitre negro, el águila imperial o la nutria
  • Aguirre explica que el estudio es un punto de partida para consensuarlo con los ayuntamientos implicados

 

   La presidenta de  la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, recibió hoy la propuesta inicial del futuro Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama encargada a un equipo de expertos vinculado a las universidades madrileñas. Este estudio, que propone que el futuro parque nacional y su zona de protección ocupe el 10% de la región (con una superficie de 73.000 Hectáreas entre parque nacional y preparque),   servirá de base para el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Guadarrama que debe aprobar la Comunidad de Madrid como paso previo a su declaración como Parque Nacional.

 El director del equipo que ha elaborado el estudio, el catedrático de Geografía Física de  la Universidad Autónoma Eduardo Martínez de Pisón, entregó hoy a Esperanza Aguirre los 20 tomos que forman el trabajo desarrollado en el último año y medio. Martínez de Pisón explicó que se trata del estudio más exhaustivo realizado sobre la Sierra del Guadarrama.

 Durante el acto celebrado en la Real Casa de Correos, la presidenta aseguró que esta propuesta es un punto de partida que a partir de ahora deberá se objeto de consulta, entre otros, con los ayuntamientos implicados, y se tendrán en cuenta también los estudios que paralelamente está realizando la Junta de Castilla y León para lograr unas conclusiones coordinadas entre todas las Administraciones implicadas en este asunto.

   Aguirre aseguró que la declaración final estará supeditada a la decisión del Ministerio de Medio Ambiente, al que se remitirá la propuesta, entre otros motivos, porque “el futuro Parque Nacional deberá contar con financiación suficiente para asegurar una gestión de máxima calidad”.

 Detallado estudio

 Para elaborar la propuesta se realizó un detallado estudio de  la Sierra desde el punto de vista de la naturaleza, el territorio, la economía, la cultura, las actividades deportivas y el paisaje. Con los valores obtenidos se realizó una cartografía y sobre ella se aplicaron los criterios que establece el Plan Director de Parques Nacionales, de forma que se obtuvo la zonificación de todo el área de estudio.

 El área estudiada por los expertos abarca  100.000 ha ., de las que proponen de máxima protección casi el 75%, lo que representa casi el 10% de la superficie total de la región. La propuesta de zonificación de la Sierra del Guadarrama se distribuye en tres grandes áreas: la zona del parque nacional, con una extensión de más de 34.000 ha . en la Comunidad , a las que se sumarán las que aporte Castilla y León; una zona periférica de protección o pre-parque con 39.000 ha . rodeando el parque, y una zona de Transición, de 27.00 ha ., donde se asientan los núcleos urbanos y con una parte significativa de su territorio protegido por la Comunidad.

 El Plan Director de Parques Nacionales vigente marca las directrices que todo parque nacional debe cumplir y que se resumen en la representatividad de sus ecosistemas, una adecuada extensión, su estado aceptable de conservación y continuidad territorial, además de la exclusión de núcleos urbanos, así como estar rodeados del denominado pre-parque o zona periférica de protección.

 Desde Abantos hasta Somosierra

 A su vez los expertos proponen que el pre-parque o zona periférica de protección se divida en tres grandes figuras de protección ambiental autonómica: un nuevo parque regional del Valle del Lozoya ( 25.000 ha ); un Paisaje Protegido del monte Abantos y su entorno ( 8.600 ha .) y Parque Regional de  la Cuenca Alta del Manzanares ( 5.000 ha que ya forman parte del actual parque).

 Con la zonificación propuesta por los expertos se conseguiría un Parque Nacional y una zona de pre-parque que discurriría por toda la espina dorsal de  la Sierra , desde los montes de Santa María de la Alameda , al Sur de la Sierra , hasta Somosierra, en el extremo norte de la región.

La zona protegida se extendería desde las cumbres de las montañas hasta las faldas inferiores e incluso valles completos como el del Alto Lozoya, extendiéndose hasta San Lorenzo de El Escorial por el Sur, Manzanares El Real y Soto del Real por el Este, y  La Cabrera por el Norte. En el caso de la zona propuesta como Parque la cota mínima se situaría en El Paular, con 1.150 metros y la máxima, de 2.428 metros en el Pico de Peñalara.

 Dentro de la zona propuesta como Parque Nacional, los expertos diferencian entre zona de reserva, de uso restringido y de uso moderado. El estudio también identifica hasta siete zonas de reserva, que son enclaves singulares dentro de los parques, que en el caso del Guadarrama coinciden con cumbres, circos glaciares, lagunas y humedales de gran importancia científica.

 El estudio considera que  la Sierra del Guadarrama está históricamente vinculada al hombre y su actividad compatible con el medio natural. Por ello, recomienda mantener los actuales usos y aprovechamientos tradicionales como son los madereros, ganaderos, pesca, etc, incluyendo los que se encuentran dentro del área propuesta como uso moderado dentro del Parque Nacional. También considera que se deben mantener, aunque no ampliar, las actuales instalaciones para la práctica de deportes invernales.  

Rica fauna y flora

La Sierra  del Guadarrama atesora una variada y rica biodiversidad, con más de 150 especies protegidas por la legislación europea. El estudio refleja que en el Guadarrama está representada el 45% de la fauna del territorio ibérico y el 18% de la europea. Las montañas y valles son el hábitat de especies emblemáticas y en peligro de extinción como cigüeña negra, buitre negro, águila imperial y una amplia gama de rapaces, nutrias, corzos, cabra montes y diversos anfibios como el tritón jaspeado o la ranita de San Antonio. 

La Sierra cuenta con muy amplios bosques de pinos silvestre, roble, encinas y fresno. En la zona de alta montaña se encuentran piornos y enebros de cumbre. Entre la vegetación también hay especies endémicas como el geranio de El Paular o el Acebo.